Departamento de Puno

El Departamento de Puno,esta dividido en las provincias de Azángaro,Carabaya , Chucuito, El Collao , Huancané , Lampa , Melgar, Moho, Puno , San Antonio de Putina , San Román , Sandia y Yunguyo

El área total del departamento es de 70,279.72 Km2.

Esta sección de nuestro territorio es tan especial en su constitución como en sus producciones. Tiene dos zonas entéramente distintas,es decir, dos hoyas; la del Collao, en cuya parte más baja está el hermoso lago Titicaca ; la otra zona es la de Montaña que queda al Norte de la Cordillera Real proveniente de la Argentina y Bolivia. Las aguas de la primera van todas al Titicaca; las de la segunda caen á la hoya del Madre de Dios. Los ríos de una nacen todos en la Sub-Cordillera «volcánica» y al sur de la Cordillera Real; los de la otra tienen su origen al Norte de la Cordillera Real. El Departamento está pues todo, puede decirse, rodeado de altas cumbres nevadas que terminan lo puntos más elevados de toda aquella región.
Puno ganó ganó fama por sus riquezas. Cuenta la leyenda, que los ricos mineros de la zona pavimentaron una calle entera con ladrillos de plata para congraciarse con el virrey.

En el sector Puno el mayor potencial minero se encuentra localizado a lo largo de la franja minerológica en la Cordillera Oriental. Existe oro filoneado en la fallas geológicas de Quiaca, Cuyo Cuyo, Pablobamba y Sandia. El oro aluvial se halla en las arenas de los cauces que discurren por la vertiente de la cordillera oriental existiendo un incalculable potencial aurífero en los ríos de Tambopata, Quiaca, Sandia, Inambari, Pablobamba, Pacchani  El río Ramis tiene su origen en las lagunillas inmediatas a los grandes lavaderos de oro, llamados Poto, de las cuales corre al este a los inmensos ventisqueros de hielo, llamados Aricoma, por una distancia como de quince leguas.En los los lavaderos de oro de Poto; en sus inmediaciones existe, hacia el interior de la Cordillera, las vetas auríferas de Ananea, rodeadas de constantes capas de hielo y nieve. Según aparece, Ananea es el punto más elevado donde han vivido seres humanos; su altura, es de diez y ocho mil pies. El señor don Juan Santos Villamil, vecino de La Paz,  ha asegurado, que en ningún punto del globo, y en varios viajes por Rusia, Siberia, etc., ha experimentado un frío como el de Ananea, cuando marchó allí a reconocer esas labores .Cuatro leguas al Sur de Poto, y en las cabeceras de la gran pampa de Umabamba , también hay lavaderos de oro, de más o menos riqueza, según su proximidad a la Serranía. Se llaman Suches  Antes los mineros de oro para conseguir peones, tenían que dar grandes gratificaciones a los gobernadores de los distritos de Carabaya y de Azángaro, quienes contrataban a la gente.

Quiero poner un ejemplo. El minero necesitaba cien peones contando con las acostumbradas pérdidas en tales casos, contrataba con los gobernadores por ciento cincuenta; feliz era el minero si llegaban a sus labores ochenta. Desde el primer día de la llegada de los peones, algunos se fingían enfermos, otros estropeados resultado: entraban al trabajo cincuenta, o sea la tercera parte de la gente que el minero contrató, o sea la mitad de la que realmente le era precisa y necesaria. Aquí no quedaban sus angustias y trabajos. Formaba su trazo, arreglaba su tajamar y labor, daba al fin con la tierra venero de oro: amontonaba el producto de sus labores, iba a lavar la tierra, a percibir el fruto de sus afanes y trabajos, al día siguiente iba quizás a ser rico, etc
El río conocido con el nombre de San Gabán, y cuya fama ha sido tan grande, es formado de varios ríos. Su principal ramal parece tener su origen en la gran cordillera de Vilcanota, que tiene una altura de más de 17500 pies. Otro ramal es formado por las  aguas que bajan de los altos de Corani, 9 leguas distantes de Macusani, distando éste lejos de Ajoyani y éste 7 del Crucero. Cerca de Ollachea, pueblo 7 leguas distante de Corani, se reúnen esos ríos; el caudal de agua más abajo se agranda inmensamente con los riachuelos y ríos que bajan de las alturas que separan la quebrada de San Gabán, de los territorios de Marcapata, que ya pertenecen al departamento del Cuzco
No muy lejos de la embocadura del río de San Gabán, se halla situada la hacienda de San José de Bellavista, propia del señor don Agustín Aragón. Esta hacienda la ha formado el señor Aragón, a costa de inmensos gastos y no pequeños peligros, por su inmediación a los terrenos recorridos por los indios chunchos, que varias veces han salido de sus montañas pasando el río Inambari. Bellavista produce un café muy superior, por su gusto y especialmente por su gran fragancia, a todos los conocidos. Muestras han sido enviadas a París, donde los aficionados lo han declarado superior al Moka. La falta de brazos, pues los peones rehúsan trabajar en la hacienda por temor a los chunchos, no permiten al señor Aragón aumentar tan valioso producto.
La existencia de minerales no metálicos también es considerable, ya que se cuenta con yacimientos de yeso, caolín, arcilla, marmol y canteras de piedra.
En la época de la conquista, muchos españoles se establecieron en el Cusco dadas las riquezas que tenía la región del Collao, donde ubica Puno.
La actividad agropecuaria es  ocupación en la región, pese a las frecuentes heladas, sequías o inundaciones. El trabajo agrícola tiene un carácter estacional, lo que afecta la economía de la población.

Antiguamente ,cuando los indios descubrían una mina de oro o de plata la ofrecían a su dios y luego a sus idolos y wakas dándoles las partes que les pertenecían, luego las daban a los Incas y nadie se atrevía a poseer una mina en privado. El primer mineral lo ofrecían a Wiracocha y a sus wakas Es decir que los mineros daban el primer mineral al Wiracocha Pachayachachic, o sea al dios «que disponía la tierra para que rindiese». Traducción de C. Itier, In: Santa Cruz Pachacuti Salcamaygua (1993).Los pedazos mayores de menas o los que tenían un color o un brillo particular fueron entonces más sagrados que los demás porque confirmaban la riqueza de la mina. Como lo demostró J. Berthelot (Berthelot, 1978) a propósito del oro de Carabaya, los incas consideraban las minas de oro de socavón como más sagradas que las de río porque en ellas se encontraban los bloques más grandes que tenían un poder de atracción del mineral y de fecundación superior a los demás. Sin embargo, en el caso de estas minas de socavón se trataba también de oro aluvionar ya que como lo dice Cobo  nunca supieron beneficiar las minas en que se halla en piedra Tanto en Carabaya como Vilcabamba las minas de oro pertenecían al Inca y al Sol.
La muy larga lista de minas de Vilcabamba que manifestó la Coya Cusihuarcay después de la muerte de Sayri Tupac, corresponde en cuanto a las minas de oro al mismo tipo de explotación de aluviones en monte que las minas de Carabaya.

Se siembra papa, quinua, cebada, cañihua, oca y habas. Es el primer productor de ovinos y auquénidos y, por tanto, de lana, en el país es el segundo productor nacional de truchas para exportación. El turismo es una actividad económica importante. Su producción minera es de plata, oro, estaño, uranio y plomo. La central hidroeléctrica de San Gabán provee energía a la región.

En el altiplano andino se levantó la civilización Tiawanaco cuyos orígenes se han perdido entre las brumas del tiempo y de aquellas que se levantan desde el imponente lago Titicaca, donde la leyenda dice que nació el Tawantinsuyo. Es allí donde los estudios, realizados por diversos científicos, coinciden en que la columna vertebral de la sapiencia de los andes se encontraba cimentada en las observaciones astronómicas y los asombrosos cálculos matemáticos derivados de la observación de la Cruz del Sur.
Y justamente a orillas de éste lago se erige la ciudad de Puno, ciudad lacustre, altiplánica donde el frío y el viento se unen al implacable sol para imprimir un tono cobrizo a la curtida piel de los puneños. Ciudad conocida como la Capital Folklórica de América, por la impresionante variedad de manifestaciones de su pueblo, que cuenta hasta con tresciéntos bailes tradicionales que se pueden admirar todos los años en las celebraciones de la Fiesta de la Candelaria, Los que visitan Puno por primera vez -y también aquellos que regresan atraídos por su misterioso magnetismo, observan impresionados cómo después de transitar por los andes y el vasto altiplano de pronto descienden por una inmensa hoyada, donde está cobijada la capital del departamento y al lado, el vasto y azul espejo del Titicaca. Es como divisar el mar sobre la cumbre de los andes.
La historia del hombre en esta zona quizás se remonta a 10,000 a 20,000 años A.C. Los estudios han determinado que la meseta del Collao, donde se ubica Puno, estuvo poblada por diversos grupos aymaras como los collas, zapanas, kallahuayos y lupacas, La cultura prehispánica más importante y de mayor influencia en la zona fue también aymara, conocida también como Putina.
Posteriormente hicieron su aparición los quechuas que siglos más tarde forjarían el impresionante imperio de los Incas. Es tal la importancia que otorgaron los quechuas a esta zona que una de sus leyendas de origen relata que sus fundadores, Manco Capac y Mama Ocllo, surgieron de las azules aguas del Titicaca.
Al dividirse el imperio en los cuatro suyos, esta zona pasó a conformar el Collasuyo. El altiplano fue de gran importancia para los gobernantes incas pues era una región con abundante mineral y ganado auquénido que le proporcionaba carne y lana para sus vestidos. Los españoles, a su llegada al Tawantinsuyo, se enteraron de la gran importancia minera del Collasuyo y de la riqueza que ostentaban sus curacas. Inmediatamente viajaron hasta allí para hacerse de ellas, incluso fue el mismo Francisco Pizarro quien atravesó el lago logrando un impresionante botín obtenido en la región de Charcas.

En 1534 se inició el trabajo de evangelización de los poblados a orillas del Titicaca. Esta labor la inició el dominico Fray Tomás San Martín, y poco a poco, estos lugares que habían sido devastadas por la rapiña de los conquistadores, comenzaron a surgir las parroquias de Paucarcolla de Chucuito, Acora, llave, Juli, Pomata, Zepita entre otras. Por ello es posible ver en estos lugares sus impresionantes edificaciones que tienen el sello inconfundible del arte mestizo.
En la época del Virreinato, Puno fue el paso obligado de los viajeros que se dirigían hacia la famosa mina de plata de Potosí. Fue el virrey Conde de Lemos quien en 1668 instituyó a San Juan Bautista de Puno como capital de la provincia de Paucarcolla. Posteriormente se le rebautizó como San Carlos de Puno en homenaje al entonces reinante Carlos II de España.
En la época de la independencia Puno se convirtió en centro neurálgico, lugar donde se reunían los rebeldes patriotas del Perú y aquellos de Río de la Plata, para brindar todas las facilidades que necesitaba el ejército libertador. El  departamento de Puno posee un enorme potencial minero.

No response to “Departamento de Puno”

Publicar un comentario en la entrada


contador